Acuerdos conclusivos

Acuerdos conclusivos, solución anticipada en auditorías

Por: José Manuel Durán Vásquez
Encargada de Litigio y Servicios Legales

Si les dijera que existe la posibilidad de que el SAT condonara el 100% sobre multas derivadas de las auditorías de gabinete y electrónicas, así como visitas domiciliarias, pero solo en una sola ocasión, ¿firmarían?

Pues bien, esto es una posibilidad gracias a los acuerdos conclusivos, medio alternativo para la solución anticipada de actos de fiscalización de la Autoridad. Estos son celebrados de manera tripartita, involucrando al contribuyente como único responsable de iniciar y solicitar dichos acuerdos, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON) como único organismo competente para la celebración de estos, y como tercera parte la Autoridad fiscalizadora, que se encuentra ejerciendo sus facultades de comprobación.

Los acuerdos conclusivos nacen a partir de las reformas de diciembre 2013 al capítulo II del Código Fiscal de la Federación, en donde se habilita como posibilidad resolver mediante un medio alternativo de controversia, es decir antes de iniciar algún procedimiento como queja o juicio contencioso administrativo, las posibles omisiones o multas que deriven de las anteriores, condonando para tales efectos hasta un 100% de éstas. Es importante hacer hincapié que, si bien este último beneficio solo se puede solicitar una vez, no significa que no se puedan celebrar más acuerdos conclusivos, resultando en mesas de trabajo que promuevan un acercamiento para exponer hechos y omisiones, o la suspensión de plazos en la emisión de una resolución definitiva dentro del procedimiento con la finalidad de aclarar los criterios mediante los cuales se está determinando una omisión y actualización de contribuciones.

Ahora bien, ¿cómo se solicitan los acuerdos conclusivos? Primero que nada, es de imperiosa necesidad que el procedimiento de facultades de comprobación no haya finalizado, es decir, que no se haya emitido una resolución correspondiente. Una vez que se nos es notificada la última acta parcial, de la que desprenden omisiones e inconsistencias detectadas, así como las multas que pudieran derivar de dichos hallazgos, se otorgan los siguientes 20 días hábiles como plazo para desvirtuar mediante la exhibición de la pruebas y alegatos. Es hasta ese punto donde el contribuyente aun tiene el derecho de acudir ante PRODECON y solicitar un acuerdo conclusivo.

El contribuyente podrá dar inicio a dicho proceso presentando un escrito solicitando la intervención de PRODECON a través de un acuerdo conclusivo que otorgue certidumbre y seguridad jurídica con respecto a las posibles omisiones encontradas por la Autoridad. Por su parte, PRODECON tiene la facultad de admitir o rechazar dicha petición dentro de los siguientes tres días hábiles. En caso de que la solicitud sea aceptada, se solicita a la Autoridad que emita contestación dentro de los siguientes 20 días hábiles, donde manifieste si acepta total o parcialmente la adopción del acuerdo conclusivo, o no aceptarla verificando los fundamentos y motivos de la autoridad y se reanudan los plazos suspendidos.

Los acuerdos conclusivos son una herramienta de defensa que permite solucionar anticipadamente una auditoría, aclarar hallazgos mediante mesas de trabajo, que la Autoridad evalúe con mayor detenimiento nuestros argumentos mediante la suspensión de plazos e incluso pudiera resultar en la condonación del 100% de las multas. Entonces ¿firmarían?

Esta columna de opinión fue realizada para Siglo 21 Periódico Industrial



Leave a Reply