Modificaciones al cumplimiento de NOMs

Las modificaciones al cumplimiento de NOMs, ¿a quién benefician realmente?

Por: Ana Paola Montaño Nieto
Socio de Comercio Exterior y Aduanas

Muchos de los productos y servicios que consumimos deben cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas (NOMs), que son regulaciones técnicas obligatorias expedidas por dependencias como la SE, STPS, SSA, SENER, SECOFI, etc. aplicables a un método de producción u operación, terminología, simbología, embalaje, mercado o etiquetado.

Las fracciones arancelarias sujetas a alguna NOM en el punto de su entrada o salida del país se identifican en el Anexo 2.4.1 del Acuerdo que modifica al diverso por el que la Secretaría de Economía emite Reglas y Criterios de Carácter General en materia de Comercio Exterior. Este último fue modificado el pasado 23 de octubre, con el objeto de mejorar el esquema y supuestos de excepción al cumplimiento de estas Normas.

Entre las mercancías que requerirán cumplir con estas medidas están juguetes, aparatos electrodomésticos, termómetros, televisiones, entre otros. Si bien el objetivo de estas Normas es la protección del consumidor final, en la práctica son muy utilizados estos supuesto, pues comprenden ciertos escenarios en los que el importador puede exentar el cumplimiento. Por ejemplo, si la mercancía será para uso propio puede no cumplir con las normas de etiquetado.

¿Qué significa esto? Que quienes anteriormente eximían este requisito, ahora deberán tramitar constancia de cumplimiento o certificación de NOM antes de realizar una importación. Esta modificación impacta a muchas empresas, principalmente del sector maquilador, pues importan gran cantidad de las fracciones arancelarias sujetas a NOMs que a las que les aplican supuestos de excepción, y ya no podrán hacerlo.

Adicionalmente, al momento de la publicación de estos cambios no se tomaron en cuenta muchas otras variables como, por ejemplo, el hecho de que nuestro país no cuenta con la infraestructura necesaria para certificar todos los productos correspondientes al volumen de importaciones que ya no podrán exentar las NOMs. Incluso los mismos Organismos de Certificación manifestaron sus inquietudes, solicitando a la Autoridad una correcta evaluación de los productos que sí deberán cumplir con dichas normas y realizar pruebas piloto. Por su parte el sector empresarial hizo del conocimiento de la Secretaría de Economía su preocupación, pues tramitar estas constancias genera costos adicionales y representa una inversión de tiempo considerable.

Esto dio lugar a la publicación el 28 de febrero de prórroga para el 01 de junio de 2019. Sin embargo, los actores del comercio exterior deberán tomar precauciones con tiempo de antelación pues según el artículo 178 de la Ley Aduanera, este incumplimiento generará una multa del 70% al 100% del valor comercial de las mercancías.

Entonces estas modificaciones al cumplimiento de NOMs, ¿a quién benefician? Finalmente, si bien se entiende que, una vez implementada esta medida, los consumidores podrán tener garantizada la seguridad y calidad de los productos que están comprando, la realidad es que, derivado de retrasos en las importaciones por esperar las constancias de Organismos Certificadores que estarán saturados de solicitudes, podrá haber una disminución en la oferta y aumento en los precios.

Esta columna de opinión fue realizada para Siglo 21 Periódico Industrial



Leave a Reply