“Franja Fronteriza” no beneficiará a la industria ma…

"Franja Fronteriza" no beneficiará a la industria maquiladora

Por: Cristina Alejandra Soto Maciel
Encargada en Comercio Exterior

El 31 de diciembre de 2018 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el Decreto de Estímulos Fiscales Región Fronteriza Norte, entrando en vigor el 1 de enero de 2019 y firmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. El decreto incluye los que serán beneficios fiscales para los municipios que conforman la franja fronteriza con Estados Unidos. Entre los municipios beneficiados están: Ensenada, Playas de Rosarito, Tijuana, Tecate y Mexicali, en Baja California; San Luis Río Colorado y Puerto Peñasco, entre otros, en Sonora; Guadalupe y Ojinaga, entre otros, en Chihuahua; así como Acuña, Piedras Negras, en Coahuila; Anáhuac, en Nuevo León; y Nuevo Laredo, Mier, Reynosa, Río Bravo, Matamoros, en Tamaulipas.

Ahora bien, a pesar de lo mucho que se realza dentro de la misma publicación la estima económica que el nuevo gobierno le tiene a la franja fronteriza norte y que el mismo decreto estipula que este actuará de manera positiva y en función del desarrollo general de los negocios que perciban como mínimo el 90% de sus ingresos por ejercicio dentro de las ubicaciones mencionadas anteriormente; el lanzamiento de esta orden presidencial no resulta como beneficio absoluto, ni mucho menos inmediato para la sociedad a la que va dirigida. Esto así, debido a la cantidad de candados que se le ponen al contribuyente para que pueda gozar de dichos estímulos fiscales.

De esta manera, para efectos de la aplicación de dicho decreto, se denota que los contribuyentes que busquen aplicar el beneficio de los estímulos fiscales pretendidos para los 43 municipios de la Zona Libre de la Frontera Norte, dentro de los cuales se contempla una reducción del IVA de 16% al 8%, una disminución del ISR de 30% al 20%, y la homologación de los precios de las gasolinas en función de aquellas competidas al otro lado de la frontera, solo serán autorizados si por lo menos el 90% de sus ingresos totales se genera en dicha región.

¿Cómo es posible que entendiéndose al sector maquilador como un gran potencializador de empleos, no se le considere para ser beneficiario de dichas reducciones? Esta pregunta se puede responder de manera sencilla: el decreto no está dirigido a los grandes productores y por obviedad, excluye a las empresas manufactureras. Uno de los limitantes para la aplicación de dicho decreto, es que no gocen de cualquier otro estímulo fiscal y que no sean mencionados dentro del artículo sexto del mismo; el cual, en su apartado VII menciona que cualquier contribuyente que determine su utilidad fiscal con base a los artículos 181 y 182 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta estará excluido de tomar dichos beneficios. Esto así, dirigido a la industria maquiladora.

Comprendido lo anterior, es necesario destacar que actualmente Baja California lidera en el sector maquilador, registrando 938 establecimientos IMMEX, que dan ocupación a 329 mil 277 empleados. Con el incremento salarial a los trabajadores y al no gozar con la disminución del ISR, las empresas tendrán que pagar más impuestos, más IMSS e Infonavit. Si bien, la intención del decreto era beneficiar a los trabajadores y crear una mejor calidad de vida para ellos, con las actuales condiciones será más difícil para la industria maquiladora otorgar más estímulos.

El Decreto tiene vigencia por el ejercicio fiscal de 2019 y 2020, ¿tendrán los resultados esperados en esos dos años? Tendremos que esperar un poco de tiempo para analizar los afectos y comprender si en realidad fue un mecanismo para fortalecer la economía de los contribuyentes de la frontera norte del país.

Esta columna de opinión fue realizada para Siglo 21 Periódico Industrial



Leave a Reply