2018, un año para la historia en materia de comerc…

2018, un año para la historia en materia de comercio exterior

Por: Ana Paola Montaño Nieto
Socio de Comercio Exterior y Aduanas

Tanto en el contexto nacional como el internacional, el año próximo a finalizar representó un parteaguas en el comercio exterior, desde renegociaciones de tratados y modificaciones a la TIGIE, modernización de aduanas, zonas libres y patentes corporativas, hasta nuevo presidente.

El cambio que desempolvó más libros, leyes y reglamentos, fue la histórica firma del TMEC el pasado noviembre; generando opiniones polarizadas al verse afectado por intereses políticos. Si bien se robustecieron temas laborales, de comercio digital y propiedad intelectual, se desatendieron sectores tan importantes como el del autotransporte de carga.

Pactar nuevos acuerdos, obliga a México a renovar su marco regulatorio. La Ley Aduanera, cimiento del comercio exterior en nuestro país, tenía 15 años sin actualizarse, por lo que su justa y necesaria modificación en junio, nos acerca a un sistema aduanero más transparente y más sólido en la era digital; así mismo, la intención de la nueva figura de Agencia Aduanal es que la operación quede a cargo de un corporativo y no de un solo individuo.

Además de la Ley Aduanera, existen más disposiciones para determinar derechos y obligaciones de los usuarios de comercio exterior. Como es tradición, las Reglas Generales de Comercio Exterior publicadas anualmente en el DOF por la SHCP, van modificándose sobre la marcha para tener coherencia. 2018 no fue excepción y nos puso a estudiar la afectación de más de 60 reglas. Lo destacable es la creación del rubro “Tercerización Logística” de OEA para quienes presten servicios de almacenaje, distribución y gestión aduanal. Lo lamentable es la nueva obligación de pagar impuestos por la importación de aluminio, textiles y acero; proponen un esquema de garantías para exentar el pago en las Reglas y Criterios de Carácter General en materia de Comercio Exterior emitidas por Secretaría de Economía. Estas últimas hacen referencia a las NOMs que han sufrido actualizaciones por parte de la SENER, STPS, SEMARNAT y SCT, pero no aclaran los supuestos de excepción a su cumplimiento.

En materia de seguridad, este año CBP comunicó nuevos criterios para formar parte de CTPAT, que giran sobre seguridad agrícola, cultura corporativa de seguridad y ciberseguridad, con la finalidad de prevenir bioterrorismo, lavado de dinero y ataques cibernéticos, blindando las cadenas de suministro para asegurar el libre flujo de los embarques internacionales.

En aras de que el año entrante propicie la infraestructura necesaria para afrontar los nuevos horizontes comerciales, internamente evaluemos el impacto que tendrán todas las “sorpresas” del 2018 y enfoquémonos en garantizar el cumplimiento aduanero, pues la digitalización hará más sencillo para la Autoridad verificar si estamos omitiendo contribuciones. Pongamos especial atención para 2019 a la publicación de los Incoterms 2020 por la Cámara Internacional de Comercio (ICC); la firma del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea; la entrada en vigor del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP); y los cambios que vengan de la mano con la Cuarta Revolución Industrial.

Esta columna de opinión fue realizada para Siglo 21 Periódico Industrial



Leave a Reply